En los primeros días de noviembre resulta inevitable pensar en la muerte. Más, en estos tristes tiempos que estamos sufriendo en 2020 a causa de la COVID-19. Pensando en la muerte me vino a la memoria un cuadro de Enrique Simonet, una obra técnicamente cercana a la perfección y cargada de emotividad… “Memento mori“. “Memento mori“. “Recuerda que morirás”, le repetían continuamente al oído a los victoriosos generales romanos mientras desfilaban celebrando su “Triunfo”. Nadie se lo dijo, seguramente, a la joven -una prostituta ¿quizás?- que yace sobre la fría losa de mármol. Su evidente belleza desaparecerá. Su vida ya es pasado. Sus alegrías y sus penas han quedado atrás. Ahora, el viejo médico que acaba de iniciar la necropsia, contemplando el órgano que tiene en su mano, se queda absorto pensando… “¡Y tenía corazón!”

(Se puede pulsar sobre la imagen para verla ampliada)

El cuadro de Enrique Simonet Lombardo (1866-1927), óleo sobre lienzo de 177 x 291 centímetros, se titula Anatomía del corazón, le llaman también Una autopsia, pero popularmente se conoce como ¡Y tenía corazón! Lo pintó en 1890 y se encuentra en el Museo de Málaga.

2 Replies to ““¡Y tenía corazón!””

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: